La patria de los mejores rones

Por: Por: José Rafael Arango

Publicado 11/03/2011

Esta bebida de piratas por excelencia conquista los más finos paladares en Italia. Disfrútelo puro, con unas gotas de agua mineral.











Los botánicos la clasifican como Saccharum officinarum y es conocida por el resto de los mortales como caña de azúcar. Se cultivó por primera vez en Nueva Guinea hace 10.000 años y en el 350 a.C. se utilizaba en la India para elaborar azúcar y bebidas fermentadas.

Durante el siglo VII d.C comenzó su viaje hacia occidente en manos de los árabes. Su derivado, el azúcar, se convirtió en valiosa mercancía para españoles y portugueses. Durante el segundo viaje de Colón se incluyeron vides y caña de azúcar en los barcos hacia el Nuevo Mundo. Brasil, Jamaica, Puerto Rico y Cuba lideraron la producción de azúcar.
Al ron se le llamó brandy de caña y luego, popularmente, Kill devil o matadiablo. Fue tal el furor y los problemas de orden público por su excesiva ingesta, que comenzó a generar rumbullion, palabra del argot del sur de Inglaterra que se refiere a pelea o conmoción violenta. Después se abrevió a rum y fue tal su difusión y éxito, que reemplazó la tradicional ración de cerveza en la marina inglesa y se constituyó como moneda de pago en los puertos.

Terruño ideal
La caña pertenece a la especie de las gramíneas, como cualquier otro pasto casero. Las mejores condiciones para su crecimiento se ubican desde el nivel del mar hasta los 1.700 metros de altura entre la zona ecuatorial, razón por la cual su producción se ha concentrado en el Caribe.
 
En Colombia ostentamos una de las mayores producciones por hectárea del mundo, produciendo 130 toneladas durante los 12 meses del año. Países como Brasil o Cuba producen entre 60 y 75 toneladas por hectárea en el mismo lapso de tiempo, convirtiéndose en el terroir ideal para esta planta.

Latitud Caribe
Es precisamente en estas latitudes de climas extremos y largos estíos donde se pierde anualmente hasta 10% de la producción por evaporación en las barricas. Esta crianza extrema y tropical hace que los alcoholes se balanceen en períodos más cortos, a diferencia de zonas frías como Cognac en Francia o Escocia, en donde los rigurosos inviernos hacen que sean necesarios más años para la crianza de los destilados.

Posteriormente, la sabiduría del maestro ronero selecciona caldos antiguos y melazas nuevas para conjugar bellamente, al igual que un alquimista, el equilibrio y la estructura de un producto exquisito, eliminando todos los excesos sin develar defecto alguno.

Pasos para catar un ron
No se necesita ser un experto, sólo un poco de paciencia, práctica y agudizar los sentidos. Ubíquese en un espacio abierto y bien iluminado. Las copas de jerez u oporto son las indicadas para realizar la degustación.

Trate de degustar varios rones de regiones diferentes, teniendo uno como guía con el fin de comparar. Comience por los más claros llegando hasta los más oscuros, y de los jóvenes a los más añejos. Agregue unas gotas de agua mineral en cada copa para diluir el agresivo alcohol y poder liberar los aromas. Finalmente, relájese, guíese por las notas de cata de los catadores profesionales pero haga sus propios juicios. El mejor ron es el que más le guste a usted.

COCINASEMANA.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva
o de PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos
que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.