Inicio / Edición Impresa / La técnica

Cadena climática que nunca falla

De paseo por la nevera

De paseo por la nevera.

La preservación de los alimentos es fundamental para asegurar la calidad de las preparaciones y evitar complicaciones de salud a quienes los consumen.








Uno de los procesos más importantes y que hay que respetar en toda cocina ‘a toda costa’, sin importar su tamaño, materiales o funcionalidad, es la conservación en frío de aquellos alimentos perecederos o que se pueden arruinar fácilmente si no se mantienen de una manera adecuada.

Ya sea mediante el método de refrigeración o de congelación, esta técnica permite la guarda de productos o ingredientes durante un tiempo determinado.

Aun así, aprender a manejar esta ‘cadena climática’ es un arte muy sencillo.

Antes de tomar atenta nota, la próxima vez que congele sus alimentos, le recomendamos se equipe de una buena chaqueta, ya que durante el proceso de conservación puede enfrentarse con climas extremos en su congelador.

A continuación, una pequeña carta de navegación con indicaciones para encontrar el camino de regreso.

Congelación
Evita el crecimiento de flora bacteriana y retrasa los procesos químicos que afectan a los alimentos como descomposición, envejecimiento y cambios en sabor, textura y color.

Durante este estado, los alimentos, según su contenido graso, pueden mantenerse hasta seis meses. Recuerde que la temperatura nunca debe ser mayor a los -18°C.

Refrigeración
Permite mantener el producto en buen estado entre dos días y una semana aproximadamente. Aun así, para consumir el producto en la mejor de las condiciones, no se deben dejar pasar más de 48 horas y la temperatura no debe superar los 4°C.

Recuerde que un alimento previamente congelado siempre debe descongelarse en el refrigerador, nunca a temperatura ambiente ya que será más propenso a desarrollar bacterias.

El 1,2,3 de la cadena climática
Asegúrese de limpiar bien los alimentos que vaya a conservar mediante congelación o refrigeración.

Siempre respete la cadena de frío: deje enfriar los alimentos ya preparados y que se encuentran todavía calientes o tibios, luego llévelos a la nevera o al congelador, dependiendo del tiempo en el que los utilizará.

Si desea llevar a cabo el proceso inverso, es decir, descongelar los alimentos, asegúrese de que ha puesto el alimento congelado con anticipación en el refrigerador para que se descongele allí.

Nunca saque un producto directamente del congelador a la estufa o al microondas debido a que desprenderá gran cantidad de líquidos y estropeará la cocción, a menos que se desee hacer una salsa o una sopa, otra excepción a esta regla son las frituras, ya que permitirá que su interior se cocine sin que se queme su costra.

Al momento de limpiarla

Asee su nevera cada dos meses, así evitará malos olores. Hágalo siempre cuando esté casi vacía o antes de hacer mercado.

Pase todos los productos perecederos, excepto frutas y verduras, al congelador para mantener la cadena de frío.

Lave rejillas, bandejas divisorias y cajones con abundante agua caliente y detergente. Escurra y seque bien antes de volver a instalarlos. Limpie la parte interior de la nevera con una esponja húmeda y detergente; retire el jabón con paños húmedos y seque muy bien.

Cada ingrediente tiene su lugar

Para continuar con esta travesía ‘en frío’ ofrecemos un práctico manual de cómo organizar sus alimentos en la nevera. Al ordenar el frigorífico:

* Nunca llene completamente todos los estantes del refrigerador, debe dejar que el aire circule dentro de éste.

* Mantenga alimentos similares dentro del mismo estante, de esta manera será más fácil buscarlos.

* Almacene los lácteos y snacks en el estante que queda al nivel del ojo.

* Guarde los alimentos cocinados y las sobras en un solo nivel encima de carnes crudas y pescados; y almacene éstas últimas en el nivel más bajo.

* En lo posible, déjelos en su empaque original y dentro de una bolsa plástica para prevenir fugas o goteos de líquidos.

* Las frutas y verduras deben ser almacenadas aparte, preferiblemente en los cajones inferiores, donde la temperatura es más alta.

* Gaseosas, jugos, salsas y condimentos que tienen una mayor duración se deben guardar en los compartimentos de la puerta.

* Todos los alimentos deben estar bien cubiertos y tapados para prevenir que absorban olores o se sequen por el frío.

Relacionados
De paseo por la nevera.

Artículo

Clases de cuchillos y tips de uso

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Cómo preparar tomates rellenos

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

15 consejos para una alimentación saludable

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Cómo preparar una salsa cuatro quesos

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Utilice el conversor de medidas para cocinar

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

10 tips que debe saber sobre frutas

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

¿Se pueden reutilizar algunos alimentos?

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Cómo saber si el huevo está fresco

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Reglas básicas para el cuidado de las frutas

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Cómo funciona mejor la nevera

Por CocinaSemana.com

De paseo por la nevera.

Artículo

Cómo organizar el mercado en la cocina

Por CocinaSemana.com

Cocinando con Cristina Campuzano

IdItem:30904, IdTipo:5

Esta reconocida actriz nos contó sobre la experiencia que tuvo al ser una vez mesera de un restaurante y confesó que lo que más le gusta de cocinar es estar con sus sobrinos.

CocinaSemana en Facebook