Inicio / Edición Impresa / Entrevista

Chef internacional

Rafael el diseñador

Por María Carolina Riaño

Rafael el diseñador.

Cuando Rafael Osterling –chef y propietario del restaurante Rafael y de La Despensa de Rafael en Bogotá– cuelga su jacket, se convierte en un artista que dedica su tiempo libre a tres grandes pasiones. Entrevista exclusiva con un creativo innato.







Paralelamente a las artes gastronómicas, Rafael Osterling –uno de los chefs peruanos más cotizados del momento junto a Gastón Acurio– trabaja desde hace 10 años en su marca registrada Dirty Dog, especializada en el diseño de lámparas, indumentaria de cocina y ropa para chefs.

Su otro sello creativo es Estudio Tomate, concebido para crear utensilios, cubiertos y platos. Letras en hierro forjado para señalizar baños, una vajilla hecha ‘a mano’, y baldes de latón para enfriar la cerveza, son algunas de sus últimas creaciones enmarcadas en un diseño ideado para ‘un mejor mundo gastronómico’.


C.S.: ¿Cuáles son sus otras dos pasiones?
R.O.:
La literatura y coleccionar y restaurar muebles antiguos para después venderlos. Me dejo cautivar por el estilo gótico de Tennessee Williams y el onírico de Haruki Murakami.

C.S.: ¿Cuál es su escritor y obra favorita?
R.O.:
Jorge Luis Borges y su obra La historia universal de la infamia. Es una delicia de libro que me produce placer y me lleva a un viaje intelectual.

C.S.: ¿Qué plato serviría a un personaje literario?
R.O
.: A Sherlock Holmes le prepararía un steak and ale pie, una receta inglesa en donde el corte es marinado con cerveza, canela y junípero.
A Sandokán, personaje central del libro de aventuras del mismo nombre, le cocinaría un ave silvestre con salsa de frutos rojos del bosque.



C.S.: ¿Y a una banda de heavy metal, qué le prepararía?
R.O.:
Enchiladas con fríjoles.

C.S.: ¿De qué manera influye el estado de ánimo en la cocina y la literatura?
R.O.:
En la literatura, el estado de ánimo del autor afecta la complejidad de la obra; y al cocinar, hay que estar siempre ‘jovial’ para obtener una efímera creación que produzca felicidad interior y ponga a vibrar todos los sentidos.

C.S.: Un plato que haya creado y que refleje su felicidad
R.O.:
Capuchino de ostras con champagne y tartare de mero. Había contraste de texturas y temperaturas enmarcadas en ese ‘sabor a mar’.

Es igual que una sinfonía: todos los instrumentos son necesarios para obtener
el equilibrio al oído.

C.S.: ¿Cuál es su sinfonía favorita?
R.O.:
La de Bach, pero eso no significa que cocine oyéndola.

C.S.: ¿Con qué tipo de música le gusta cocinar?
R.O.:
Con los acordes ondulantes del bossa nova o el jazz

Minutos de sabor con Liliana López y Leonor Espinosa

IdItem:32652, IdTipo:5

Serie de videos sobre los cocineros colombianos. Conozca a Leonor Espinosa, chef del restaurante Leo en Bogotá.

CocinaSemana en Facebook