Inicio / Historias

Una historia en el mar

Cómo funciona la pesca artesanal en Colombia

Por María Camila Peña Pedroza

Foto Nicolás Cabrera

Cómo funciona la pesca artesanal en Colombia. Nicolás Cabrera

Aunque se pensaba que eran fuentes infinitas de recursos, hoy en día, los océanos están al borde del colapso.






La pesca artesanal brinda sustento a miles de familias, al tiempo que favorece la sostenibilidad de los recursos naturales. La faena empieza cuando el sol se asoma, los pescadores se despiden de sus familias y las embarcaciones zarpan mar adentro.

En Colombia, la preocupación por acabar con la sobreexplotación ha llegado con la promoción de técnicas ancestrales de pesca artesanal, que son mucho más responsables con el ambiente. Aunque son pocos los lugares exclusivos para estas artes, existe un destino en donde hace más de una década se construye un camino hacia el aprovechamiento sostenible del medioambiente.

Se trata de Bahía Solano, un municipio del Chocó ubicado a orillas del océano Pacífico, y consolidado como un exótico y majestuoso destino que se caracteriza por sus amaneceres multicolores y playas vírgenes de aguas grises. El lugar, además, cuenta con una exuberante fauna marina.

Aunque estas comunidades han contado con el apoyo de la autoridad pesquera colombiana, desde hace varios años, la fundación MarViva trabaja con ellos en la creación de un proyecto encaminado hacia la pesca responsable.

A través de este programa, se ha definido un modelo de ordenamiento pesquero, estableciendo prácticas de línea de mano, espinel y red de enmalle. Además, ha creado alternativas sostenibles y escrito documentos que establecen las tallas y las medidas que deben tener los peces a la hora de ser capturados, la ubicación de los caladeros, y la época de reproducción de cada especie.

“La zona norte del Chocó es un espacio exclusivo de pesca artesanal. Las comunidades del sector, además de desarrollar sus labores diarias, deben cumplir con ciertos requisitos, como pescar con métodos que no generen impactos sobre los ecosistemas.

Hasta el momento, entre las técnicas tradicionales, la que genera más consecuencias es la que usa mallas o redes”, comentó Margarita Gaitán, representante de MarViva Colombia.

En este sentido, y para lograr el cuidado y la conservación de los ecosistemas marinos y costeros, los pescadores viajan en embarcaciones que no generan impacto medioambiental; practican artes de pesca que no dañan los fondos marinos; son selectivos a la hora de sacar el pescado del mar –ya que algunas especies están en riesgo de extinción–, y conocen cuáles son las temporadas y zonas de veda.

Un trabajo de primera
Entendiendo que la pesca responsable garantiza la permanencia de los recursos para las generaciones futuras, se decidió conectar la asociación de pescadores de Bahía Solano con un restaurante en Bogotá.

Esto con el fin de hacerles llegar, dos o tres veces por semana, el mejor pescado capturado en el Pacífico colombiano.

Al iniciar el proyecto, se dictaron talleres para construir los primeros criterios de pesca artesanal, en donde se les explicó a los asistentes que no podían pescar en zona de parques nacionales naturales ni en áreas marinas protegidas, con la excepción de que sea una pesca de subsistencia.

Cuatro años después, el resultado ha sido favorable, la comunidad cumple con su trabajo, siguen los parámetros establecidos, los propietarios del restaurante ordenan una mayor producción, y los comensales, a veces sin saberlo, disfrutan de un pescado nacional y ayudan a cientos de familias de escasos recursos.

Mientras la comunidad solaneña realice una pesca responsable y cumpla con las condiciones de salubridad y seguridad en el manejo de alimentos, el producto seguirá llegando en óptimas condiciones a la ciudad, y así mismo será servido en los platos de los clientes.

Un día mar adentro
Las primeras horas de la mañana son las más activas en Bahía Solano, porque así como llegan las embarcaciones que han estado días enteros de faena, otras apenas van a iniciar su jornada.

En su mayoría, los pescadores utilizan botes de madera con recubiertas de fibra de vidrio, y viajan en compañía de dos o tres tripulantes. Hombres de tez negra, sin camiseta, con pañoletas o gorras en su cabeza, se adentran en el mar, no sin antes cerciorarse de llevar palangres, nasas, trampas, anzuelos, chinchorros, neveras, baldes, hielo, cuchillos, comida y agua.

Aunque unos son más católicos que otros, parece que todos, antes de zarpar, se encomiendan a Dios y piden por un buen regreso a casa. A más de 10 o 15 millas de la orilla, y en el caladero indicado, empieza la pesca.

Algunos prefieren hacerlo con la línea de mano, la técnica más amigable con los fondos marinos, y simplemente lanzan los palangres con los anzuelos, y pacientemente esperan.
Otros, para ahorrar tiempo y combustible, hacen uso del espinel y lanzan, al mismo tiempo, cientos de carnadas al mar.

“La pesca responsable consiste en coger especies del tamaño reglamentario, y tener la suficiente cantidad de hielo en el bote, para cubrir los productos con el frío necesario para su conservación”, afirma Erbet Román, pescador colombiano.

Las olas vienen y van; el sol cae, se oculta y vuelve a salir; la lluvia se hace presente por instantes; y sin darse cuenta han pasado dos, tres, cinco o más días en el mar.

Con su cargamento completo y debidamente congelado, los pescadores regresan a tierra firme.
En el pueblo, lo almacenan en la red de frío, y profesionales en la materia se encargan de quitarle las vísceras, ponerlo en agua con hielo, lavarlo y, posteriormente, depositarlo en el cuarto de conservación.

Así termina un día de trabajo. Con el respeto y la admiración que el mar merece, los pescadores regresan a casa, a sus familias y a esperar un nuevo amanecer.


Zonas marinas delimitadas, en donde se realiza la pesca de ciertas especies.

Cómo funciona la pesca artesanal en Colombia.
Cómo funciona la pesca artesanal en Colombia.
Cómo funciona la pesca artesanal en Colombia.
Cómo funciona la pesca artesanal en Colombia. Nicolás CabreraNicolás Cabrera

Minutos de sabor con Liliana López y Leonor Espinosa

IdItem:32652, IdTipo:5

Serie de videos sobre los cocineros colombianos. Conozca a Leonor Espinosa, chef del restaurante Leo en Bogotá.

CocinaSemana en Facebook