Inicio / Ingredientes on line

Tips de cocina

Algunas ventajas de la comida congelada

Algunas ventajas de la comida congelada.

Cuando no tenemos tiempo, nos da pereza o simplemente no sabemos cocinar, optamos por la comida congelada. Descubra si beneficia o no a su organismo.

                                                       




Cada vez es más frecuente comprar un congelador suficientemente grande para guardar grandes cantidades de comida.

Ya no solo queremos guardar a buen recaudo la que nos sobra y que congelamos antes de que se pierda, sino que cada vez sucumbimos a la mayor oferta de comida congelada que encontramos en el supermercado.

Aunque no es necesariamente mala -hay tantos tipos de productos como en las demás secciones del comercio-, la comida congelada no tiene la misma cantidad de nutrientes, vitaminas y otros beneficios para nuestro organismo que sí tienen los productos frescos.

Paradójicamente, algunos nutricionistas observan algunas ventajas que pueden ayudarnos a llevar una alimentación más sana gracias a esta opción.

Una de ellas es la cantidad de comida que suponen. Para mayor comodidad de sus usuarios, las raciones están tan agudamente preparadas, que suelen constituir raciones razonables.

Esto es ideal para evitar los copiosos platos a los que hemos acostumbrado nuestras comidas en las últimas décadas.

Así, si solo tomamos la ración indicada en el producto congelado para cada comida, estaremos educando nuestro estómago a recibir la cantidad que nuestro cuerpo necesita, ni más ni menos.

Por otro lado, mientras que el anterior punto es una excelente medida para evitar ganar peso -ya que una de las causas más habituales de sobrepeso hoy en día es la abundancia en nuestras comidas-, algunos platos congelados presumen de ser tan bajos en calorías, que pueden llegar a ser perniciosos.

Algunos de los productos promocionan que contienen menos de 300 calorías, algo muchísimo menor a lo que un adulto necesita en cada comida, especialmente durante el almuerzo, que debería contemplar más calorías que las otras dos o cuatro comidas diarias, en función del tipo de dieta.

Además, esto puede tener dos consecuencias a largo plazo. Por una parte, a la hora de quemar calorías, el proceso metabólico se acostumbra a funcionar demasiado despacio, lo que le hace dependiente a esta menor ingesta de calorías.

Por otra parte, es inevitable no sentirse saciado o tener hambre poco después de un plato de 300 calorías.

Por ello, mucha gente pica entre horas algún aperitivo que muy posiblemente sea demasiado calórico, por lo que el cuerpo acaba echando en falta los ingredientes que necesitan los platos fuertes del día, que normalmente requerirán más verduras, frutas y semillas de las ingeridas.

Por último, las comidas congeladas menos perniciosas para nuestra salud serán aquellas más bajas en sodio.

Además de buscar aquellas cuya energía se corresponda a la cantidades de calorías que nuestro cuerpo necesita, si por cualquier motivo somos aficionados a este tipo de comida, conviene no olvidar acompañarla de frutas y verduras frescas, que nos permitan obtener nutrientes esenciales y vitaminas que ninguna comida congelada contiene.     

PUBLICIDAD
Relacionados
Algunas ventajas de la comida congelada.

Artículo

Alimentos que mejoran la circulación

Por CocinaSemana.com

Algunas ventajas de la comida congelada.

Artículo

Beneficios de la naranja

Por CocinaSemana.com

Algunas ventajas de la comida congelada.

Artículo

Alimentos antioxidantes

Por CocinaSemana.com

Algunas ventajas de la comida congelada. Fresas al vino tinto

Galería

10 recetas con frutas

Por CocinaSemana.com

Algunas ventajas de la comida congelada.

Artículo

Tips y alimentos para limpiar la piel

Por CocinaSemana.com

Cocinando con Cristina Campuzano

IdItem:30904, IdTipo:5

Esta reconocida actriz nos contó sobre la experiencia que tuvo al ser una vez mesera de un restaurante y confesó que lo que más le gusta de cocinar es estar con sus sobrinos.

CocinaSemana en Facebook