Inicio / Edición Impresa / Ingredientes

Quesos

Los frescos

Los frescos.

Blancos, de consistencia blanda o semidura, agrios, salados o neutros son ideales para comer a cualquier hora del día acompañados de almíbares, especias, ensaladas y panes.








Cottagge
Hecho a partir de leche descremada y pasteurizada, el cottagge se asemeja al requesón por su consistencia granulada y su aspecto blanquecino; en boca es delicado y suave, y posee la facilidad de prepararse con frutas o hierbas aromáticas. Indispensable en la elaboración de ensaladas de verduras, frutas, lasañas y postres.

Filadelfia
Es un queso de untar, similar al queso crema y se obtiene mediante la fermentación de la leche y la nata. Su nombre se ha convertido en genérico para referirse al queso crema en Estados Unidos al ser elaborado por una multinacional norteamericana. Se consume durante el desayuno acompañado de pan y tostadas.

Ricotta
Obtenido a partir del recalentamiento del suero, este queso típico de la cocina italiana es suave (generalmente neutro), fino, blando y granulado. Se utiliza como relleno de pastas, postres y ensaladas. Para su conservación suele salarse o ahumarse, y en la actualidad se produce comercialmente con leche de vaca.

Pera
Queso hilado ligeramente ácido, de consistencia semidura y color blanco marfil sin corteza. Elaborado en capas, suele presentarse comercialmente relleno de bocadillo, arequipe o dulce de mora. Se recomienda acompañarlo con panes y
tostadas, servirlo como pasaboca o en ensaladas, o fundirlo en emparedados. Puede añejarse y ahumarse durante cuatro semanas para obtener un queso semi maduro.

Bocconcini
Aunque algunos podrían reducir este queso a una presentación esférica de la mozzarella de búfala empacada en su suero, el bocconcini se elabora, además, con un poco de queso crema. De consistencia lechosa y sabor suave, puede servirse en ensaladas y acompañarse con antipastos y tomates secos.

Mascarpone
Elaborado a partir de la nata de la leche, es de color entre blanco y amarillo pálido, blando, compacto y pastoso. Es típico de la región lombarda y posee un sabor suave, tenuemente dulce. Es el ingrediente base del auténtico tiramisú italiano.

Feta
Al paladar es ligeramente picante y salado; es muy blanco y no presenta muchos ojos en su blanda consistencia. Es el clásico queso ‘de pastor’ de la región mediterránea que se madura en su propio suero con salmuera. Acompáñese con especias, aceitunas, tomate, pan y unas hojitas

Requesón
En extremo blanco y un poco más ‘sólido’ que el ricotta, el requesón es un queso granulado, suave y ligeramente ácido, de infaltable uso en la cocina italiana. Si bien se desempeña a la maravilla en cheesecakes o acompañado de frutas, puede rellenar pastas y hojaldres con bastantes méritos.

Mozzarella
De consistencia lechosa, no presentan corteza ni ojos. Inicialmente se preparó con leche de búfala y ahora se consigue fácilmente en todo el mundo elaborado
a partir de leche de vaca. De sabor suave, ligeramente agridulce y perfecto para pizzas, ensaladas o para gratinar.

Queso crema
Es cremoso, compacto y posee 70% de grasa. Se elabora a partir de la mezcla de leche y nata y suele untarse en panes, tostadas y crostinis. Es clave en la elaboración de dips enriqueciéndolo con hierbas o verduras y frutas confitadas.

PUBLICIDAD

Cocinando con Cristina Campuzano

IdItem:30904, IdTipo:5

Esta reconocida actriz nos contó sobre la experiencia que tuvo al ser una vez mesera de un restaurante y confesó que lo que más le gusta de cocinar es estar con sus sobrinos.

CocinaSemana en Facebook