Inicio / Opinión

Gastronomía colombiana

Curramba gastronómica

Por Dani Meroño

Curramba gastronómica.

El crítico gastronómico Dani Meroño continúa su recorrido por la cocina colombiana.

                                       



Tengo que decirles que estoy encantado con mi nueva etapa laboral: ¡me independicé! Tanta felicidad es por varias razones.

Por un lado, porque uno administra su tiempo y trabaja para sí mismo, y por otro, porque me está tocando viajar bastante a lo largo de la extensa geografía colombiana. Por suerte, ya conozco una gran parte de este maravilloso país, pero en esta etapa estoy descubriendo algunos sitios que no había visitado antes, como Montería, Bucaramanga y Villavicencio. No obstante, a donde más estoy viajando es a mi querida costa colombiana, querida por eso de ser costeño y cartagenero, aunque sea del otro lado del charco.

Por estos devenires, en estos últimos meses estoy pasando bastante tiempo entre mi amada Santa Marta y la algo desconocida Barranquilla. Hoy me voy a centrar en ‘Curramba la bella y su extensa gastronomía, la cual ando descubriendo con bastante agrado.

Mi buen amigo y colega Rodrigo Díaz, chef y dueño del restaurante El Celler, es el guía principal que tengo para conocer esta culinaria caribeña. Lugares míticos como La Tiendecita, donde se puede disfrutar del más delicioso chicharrón, de las empanadas de carne o del famoso pastel costeño; o Kilimanjaro, otro sitio increíble, conocido por sus huevas de pescado fritas y por su fantástica ubicación al borde del mar, están pasando a ser parte del día a día de este apasionado cocinero.

Aunque, sin duda, lo más refrescante de todo son los puestos ambulantes de patillazo, un jugo de patilla con limón; algo fuera de lo común.

En el ámbito de la cocina gourmet, Barranquilla también está tomando delantera. El Celler, lugar que ya nombré antes, acaba de hacer una reforma, para incluir en su espacio un moderno bar con una muy buena carta de cocteles. Al mismo tiempo, está estrenando un menú contemporáneo con tapas y platos de la zona. Esta unión de buena cocina y bar era un concepto que le hacía falta a la ciudad.

La cocina árabe tiene un gran estandarte con el clásico Árabe Gourmet, un lugar que nunca falla.

Beit Quessep, de mi también amigo Alex, sigue pisando fuerte con su cocina contemporánea, y el apenas abierto Cocina 33, donde estuve en estos días, va a ser un lugar que también va a dar de qué hablar.

En un target más confort food hay un montón de lugares como Montecchi e Capuleti, una pequeña brusquetería de lo más original; Cadillac, un diner con un menú y una decoración muy bien logrados, y las pastelerías La Ganache, unos elegantes salones de té con una muy rica variedad de dulces y pasteles.

Para finalizar, Barranquilla se está convirtiendo en un destino gastronómico muy interesante, tanto es así, que dicen las malas lenguas que la marca Rausch y Harry Sasson van a desembarcar, en breve, en ‘La Arenosa’, de mano de sendas cadenas hoteleras. No dejen de ir a Barranquilla a gozar de su comida y de su swing.

www.elcocineroviajero.com

Cocinando con Cristina Campuzano

IdItem:30904, IdTipo:5

Esta reconocida actriz nos contó sobre la experiencia que tuvo al ser una vez mesera de un restaurante y confesó que lo que más le gusta de cocinar es estar con sus sobrinos.

CocinaSemana en Facebook