Inicio / Vinos y Licores

Fermento que también se cata

Cómo catar una cerveza

Por Natacha Vélez C., Maestra Cervecera, Bavaria S.A.

Cómo catar una cerveza.

Para disfrutar plenamente de un buen vaso de cerveza es necesario aprender las claves básicas para degustarla.









De esta manera, se podrá descubrir un mundo de aromas y sabores, que seguramente aprecia con mucho entusiasmo, pero de los cuales no es tan conciente.

Observe
Digamos que tiene una botella de cerveza frente a usted. Lo primero que debe hacer es observarla –no es necesario destaparla para comenzar a disfrutarla– ¿A quién no se le hace ‘agua la boca’ mirando una botella que presenta una ligera escarcha, o como dicen en Barranquilla, con ‘velo de novia’? En ese momento sus ojos le indican que está fría y lista para disfrutarse.

El siguiente paso es servirla en un vaso limpio y sin rastros de grasa, permitiéndo que la espuma se forme de manera correcta.

Así mismo, recuerde que el color de la cerveza varía desde las más blancas hasta las negras; en el intermedio, se encuentran una variedad de tonos que lo alertan acerca del estilo de cerveza que va a degustar, es decir, si es fuerte –negra– o ligera –rubia–.

Enseguida, aprecie la brillantez o turbidez de la bebida, ya que no todas las cervezas son claras. Esto le dará una idea preliminar de la textura que seguramente sentirá en la boca al momento de degustar el primer sorbo. De hecho, la espuma presente y su cremosidad evidencian los ingredientes con los cuales fue hecha.

Escuche
El oído es el sentido que le indicará la presencia de gas en el producto. Si el sonido característico al destapar una lata –o incluso una botella– no corresponde con el que tradicionalmente recuerda, esté alerta: algo no anda bien.

Huela
Al momento de degustar una cerveza, el olfato es el más potente de los sentidos: le permitirá descubrir la esencia de la bebida y los ingredientes utilizados en su elaboración.

Esta etapa de disfrute se divide en tres partes: primero, realice una ligera agitación para permitir que se liberen los aromas. Seguramente, sentirá ligeras notas azufradas –como cuando enciende un fósforo–.

Lo anterior, revela una cerveza fresca. Así mismo, las notas se intensifican con cervezas rubias de alto grado alcohólico. A medida que avanza su nariz, sentirá los aromas que aporta la malta –a grano, notas de chocolate moca, e inclusive, intensas notas de tostado–.

La segunda parte corresponde a un olfateo más cercano. Ubique su nariz junto al borde del vaso. Allí se concentran los aromas y se perciben notas herbales y cítricas, aportadas por el lúpulo y los ésteres producidos en la fermentación que le da un toque dulce y ligeramente afrutado a la cerveza.

Finalmente, debe descubrir aromas retronasales, es decir, aquellos que permanecen en su boca y que son exhalados por la nariz, como las notas de lúpulo, por ejemplo.

Deguste
Los sabores amargo y dulce son los más relevantes en las cervezas, aunque algunas lo sorprenderán con notas ácidas.

Una vez tenga el primer sorbo en la boca, deje que el líquido recorra su paladar. Ahora, lleve la bebida a la garganta para que esta participe de esta experiencia. También notará que el sentido del tacto percibirá el cuerpo de la cerveza, su temperatura y la astringencia, más conocida como sequedad.

Para finalizar, ponga en práctica estas recomendaciones la próxima vez que disfrute de una de estas y recuerde: use los sentidos para disfrutar de esa cerveza que le produce tanto placer.

PUBLICIDAD
Relacionados
Cómo catar una cerveza.

Artículo

Consejos para servir la cerveza

Por CocinaSemana.com

Cómo catar una cerveza.

Artículo

Al mejor estilo bávaro

Por María Camila Peña

Cocinando con Cristina Campuzano

IdItem:30904, IdTipo:5

Esta reconocida actriz nos contó sobre la experiencia que tuvo al ser una vez mesera de un restaurante y confesó que lo que más le gusta de cocinar es estar con sus sobrinos.

CocinaSemana en Facebook